Es evidente que la forma de hacer publicidad ha cambiado y mucho en los últimos años, ya no se vende el producto tal cual, se venden experiencias y sentimientos, todo desde un punto de vista positivo o a veces, incluso, un poco lacrimógeno (desde mi punto de vista). Un buen ejemplo del uso de este nuevo enfoque en publicidad son los últimos spots publicitarios que viene haciendo la marca Campofrio, abogando por situaciones que de última actualidad y llevándolas a la parte más personal, y en ocasiones tratadas con humor. Otro buen ejemplo lo tenemos en la marca Casa Tarradellas, con anuncios que reflejan momentos de la vida por los que hemos pasado casi todo el mundo. Ambas macas utilizan el marketing emocional, tratan de llegar al corazón del cliente.

Entonces, ¿qué es el marketing emocional? La mayoría de las decisiones de compra se basan en la emoción y la creación de una conexión emocional con el consumidor. Así que las compañías tratan de ofrecer sensaciones y sentimientos para ofrecer productos al consumidor. El Marketing emocional ha surgido recientemente como aquel campo del conocimiento orientado a movilizar en las personas sus sentimientos, valores y emociones, teniendo como finalidad la creación actitudes y acciones favorables hacia un determinado producto. Es decir, el Marketing Emocional examina qué emociones satisfacer para posteriormente ofrecer y venderlas.

Dicho esto, compartimos con vosotros un artículo que explica de forma clara porque y como debemos hacer Marketin emocional. Chris Arroyo, nos cuenta los pasos a seguir:

¿POR QUÉ HACER MARKETING EMOCIONAL?

Casi todos los productos hablan de los mismos beneficios, por lo que hacer un buen marketing emocional hará que nuestro producto o marca se diferencie y destaque respecto a la competencia. Que nuestro producto destace gracias al marketing emocional creara esos vínculos entre los clientes y la marca que son unos vínculos fuertes y estables que fomentaremos destacando ante todo los valores de marca como: deseos, anhelos y aspiraciones internas.

Si conseguimos crear lazos emocionales con los clientes conseguiremos publicidad gratuita y recomendaciones positivas, ya que ellos se sentirán orgullosos de la marca y la recomendarán por nosotros. Lo más importante es crear relación emocional y experiencial con el público.

PASOS PARA HACER MARKETING EMOCIONAL

Para hacer una buena publicidad basada en el marketing emocional y experiencial, las marcas deben seguir una serie de pasos para que esta sea efectiva. Hay 4 pasos imprescindibles:

  • Identificación de los deseos y necesidades del consumidor.
  • Establecer una relación entre sus intereses y las propiedades intangibles del producto.
  • Estrategia de comunicación que sea capaz de posicionar el producto bajo esos conceptos emocionales que anteriormente han sido identificados, teniendo en cuenta.
  • Que no se produzca el surgimiento de divergencias importantes entre los atributos tangibles e intangibles del producto.

¿QUÉ DEBE TENER UNA HISTORIA PARA EMOCIONAR?

Cuando hacemos publicidad contamos una historia y esta debe tener unas características determinadas para conectar con el público:

  • Haz participes a tus clientes.

Hacer sentir a tus clientes la marca como algo propio. Ellos necesitan contribuir y opinar para sentirse participes en la evolución de tu empresa.

  • Humaniza la marca.

Muestra las historias de hoy, personas reales de tu empresa, aquellos que construyen la marca. Mostrar el día a día transmite autenticidad.

  • Muestra tus valores.

Los consumidores son más propensos a decantarse por una marca en función de los valores que representa.

  • Emociona.

Asocia tu marca, producto o servicio a una emoción concreta: alegría, positividad…

  • Cuenta una historia.

La gente no compra productos, sino las historias que esos productos representan.

  • Usa el sentido del humor.

Ingenio, humor, originalidad… Los usuarios nunca olvidan las marcas que les hacen reír.

PROBLEMAS EN EL MARKETING EMOCIONAL

Las emociones no son todas positivas, por eso el marketing emocional no es perfecto y tiene sus problemas. Los más importantes son:

  • Este método no considera la subjetividad.
  • Los procesos que utiliza pueden ser considerados invasivos a la intimidad del consumidor.
  • Su elevado coste debido a las herramientas que utiliza.
  • En internet existe una saturación de información.

La conclusión es que las emociones resaltan el significado de las cosas y generan la lealtad del consumidor pero las marcas deben centrarse en llegar a la zona del “cerebro reptiliano” que es donde se todas las respuestas. Es decir, la parte emocional. Si logran llegar se ganarán al consumidor.

Para las personas tiene sentido comprar una vez que el proceso de compra las enganche emocionalmente por lo que el proceso en lugar de ser racional es irracional pues está íntimamente ligado a las emociones que sentimos al momento de la compra y no a la razón que tenemos para un producto o servicio.